Menú Cerrar

Verano y olas de calor, pon ventanas aislantes

cristal-vidrio

Cuando ponemos ventanas nuevas a nuestro hogar, siempre las asociamos con el aislamiento térmico que nos protegerá en invierno, pero no sólo valen para esta época del año, sino para todas, en especial en los meses más calurosos.

Hoy os vamos a presentar los cristales de SGG CLIMALIT PLUS con Aislamiento Térmico Reforzado, y os explicaremos porqué son especiales estas ventanas para nuestra vivienda, además de la reducción en el gasto de nuestra factura.

Cuando es invierno, la sensación térmica de la casa es inferior a su temperatura real. Ese efecto es llamado “pared fría” y se reduce en un más de un 50% al tener un acristalamiento CLIMALIT PLUS, obteniendo un mayor confort en nuestra vivienda.

Sucede justo lo contrario cuando es verano, al atravesar los rayos solares los cristales de nuestra casa, esto provoca que la sensación térmica sea superior a la temperatura real, calentándose el vidrio y convirtiendo éstos en “radiadores” que poco a poco van introduciendo más calor en las habitaciones.

Para que esto no suceda, los cristales deben ir con un control solar. Dependiendo de la zona en la que vivamos y la orientación de nuestra casa, el acristalamiento debe tener mayor o menor control solar. SGG CLIMALIT PLUS ofrece una gama de productos con diferentes grados de protección solar, como el vidrio SGG PLANISTAR ONE, reduciendo a más de la mitad la entrada de energía solar directa.

Desde el CTE (Código Técnico de la Edificación), es obligatorio ventanas con doble acristalamiento por normativa para las nuevas construcciones.

Os mostramos algunos de los distintos tipos de vidrios que se utilizan en la instalación de ventanas para esta época del año, para que podáis comparar y descubrir cuál se adapta mejor a vuestras necesidades.

VIDRIOS FLOTADOS

El vidrio flotado es el que tiene por defecto la mayoría de viviendas. Es un vidrio fabricado a partir de mezclas complejas de compuestos vitrificantes, como pueden ser el sílice; fundentes, como los alcalinos; y estabilizantes, como la cal.

VIDRIOS MONOLÍTICOS

Es el tipo de cristal para ventanas más sencillo, pero no son nada recomendables ya que se suelen instalar en ventanas de poca calidad porque no tienen suficientes propiedades aislantes, por lo que si queremos es protegernos del calor y del frío no nos va a ser de mucha ayuda.

VIDRIOS LAMINADOS

Especiales para hacer vidrios de seguridad o vidrios blindados. Se consigue uniendo dos o más planchas de vidrio. Son vidrios de gran resistencia y han de combinarse siempre con herrajes de seguridad.

VIDRIOS CON CÁMARA O DOBLE ACRISTALAMIENTO

Este tipo de cristal es especial para aumentar el aislamiento térmico. Formados por dos hojas, estas van separadas por una cámara intermedia de aire deshidratado sellada herméticamente. La cámara de aire reduce la transferencia de calor entre el exterior y el interior.
Son los cristales más recomendados para ventanas si lo que queremos es economizar en nuestra factura de la luz, ya que evitan que el calor entre en la vivienda en verano y la salida del calor en invierno por lo que conseguiremos una mejor eficiencia energética.

VIDRIOS TEMPLADOS

De los vidrios más fuertes y resistentes. Su diferencia radica en que, si el vidrio recibe un fuerte impacto, este se rompe en diminutos fragmentos irregulares para evitar lesiones. Está indicado para puertas de terrazas y patios, en especial si hay niños en casa.

VIDRIOS MATES

El vidrio mate no es sólo cuestión de estética, ya que permite difuminar la luz, transformando el vidrio inicial en translúcido. Tiene un tratamiento específico al ácido y un acabado en la superficie mate que evita que las huellas dactilares se impriman en ellas.

VIDRIOS BAJOS EMISIVOS

También llamado vidrio de baja emisividad o low-e se caracterizan por una emisividad de la superficie del vidrio muy baja en un doble acristalamiento por medio de capas con contenido de plata, que es el que tiene menos emisividad de todos los metales. Es un producto energéticamente eficiente de alta calidad que puede reflejar hasta el 70% del calor interior. Como principal ventaja se encuentra, su eficiencia energética, su aislamiento térmico y todo ello, sin mermar la cantidad de luz que deja pasar.

Una vez tenemos claro cuál es el tipo de ventana y cristal que mejor se adapta a lo que necesitamos para nuestro hogar solo nos queda solicitar presupuesto en una cristalería de confianza como nosotros y disfrutar del confort de tu hogar y una mejor eficiencia energética.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: