Menú Cerrar

Ventanas de seguridad, ponle freno a los robos

Encontrar un sitio donde sentirnos seguros hoy en día cada vez es más complicado, y nuestro hogar debe ser uno de ellos, un lugar donde poder disfrutar de la tranquilidad y seguridad que nos aporta el saber que ningún ladrón podrá acceder a ella, por eso nuestras puertas y ventanas deben de tener un cristal de seguridad que nos garantice todo eso.

Que entren a robar en tu casa es una experiencia horrible, pero no sólo por los bienes materiales que te puedan haber sustraído o los desperfectos que los ladrones puedan haber causado. Que entren a robar en tu casa también acarrea otras consecuencias peores, los daños psicológicos, como el miedo y la ansiedad.

¿Sabías que más del 80% de robos en viviendas se realizan a través de la hoja de la ventana, siendo más infrecuente que el ladrón robe rompiendo los cristales?

Casi siempre fuerzan los cierres y suelen desistir de su empeño si no logran entrar en un plazo comprendido entre dos y cinco minutos. De ahí nuestro empeño en recomendar tener en casa ventanas con herrajes y vidrios de seguridad.

¿Qué es una ventana de seguridad?

Una ventana de seguridad va a dificultar (y mucho) la entrada a posibles intrusos. Las ventanas son los puntos más débiles y, por tanto, los huecos por donde acceder al interior de las viviendas. Una ventana de seguridad, no evitara que un intruso desee entrar, pero evitará que logre su objetivo.

Hoy en día, gracias a la moderna tecnología desarrollada para la fabricación de ventanas, podemos encontrar distintas soluciones muy efectivas y de gran calidad. Las ventanas de seguridad tienen componentes que se distinguen de una ventana standard. El vidrio, no es el único componente que hace de una ventana de seguridad que sea de calidad, pero es un elemento fundamental para conseguir un conjunto adecuado.

Diferencias entre una ventana de seguridad y una ventana Standard.

En función del nivel de seguridad que se requiera, el vidrio de seguridad doble puede ser fuerte (2 lunas de 4mm o 6mm), anti-robo (3 lunas de 4mm o 6 mm) y anti-bala (4 lunas de 6mm). Es muy importante no sólo el grosor y el número de las lunas, sino la composición y el grosor de la capa o film de plástico intermedio que une las láminas.

•Las principales diferencias se encuentran en el marco multi-cámara que suele tener refuerzo de acero. Están provistas de serie de herraje s de seguridad y elementos de cierre sólidos y se colocan de forma que sea imposible hacer palanca para arrancarlos.

•El número de trabas internas de seguridad es mayor, normalmente, como mínimo tienen 7 trabas internas de seguridad.

•Presentan protección contra perforaciones y se instala con pernos de acero reforzado.

•Algunas de las ventanas de seguridad están completamente recubiertas con poliuretano de alta calidad para otorgar seguridad adicional.

•El cristal es el elemento que en principio puede parecer el punto más débil y vulnerable, pero existen cristales de seguridad que pueden resistir fuertes impactos y presiones.

Distintos niveles de seguridad

Nivel A: Recomendado para hogares, oficinas, casa de fin de semana, segundas residencias, etc.

Nivel B: Recomendada para hogares donde exista alto riesgo de robos, zonas conflictivas, negocios o empresas con productos caros y valiosos, etc. Es un alto nivel de seguridad. La ventana puede resistir al menos 70 golpes de 2,5 kg. de un hacha afilada manipulada mecánicamente.

Nivel C: Recomendada para sitios que precisen de ventanas (con vidrio templado) de seguridad para no producir heridas al usuario.

Los herrajes múltiples de la ventana y los vidrios laminados de gran resistencia imposibilitan prácticamente la entrada.

¿Cuáles son las posibles áreas de impacto que recoge la normativa actual?

Según la normativa actual para la Edificación, las siguientes áreas con riesgo de impacto son:

En las puertas: el área comprendida entre el nivel del suelo, una altura de 1500mm y una anchura igual a la de la puerta más 300mm a cada lado de esta.

En paños fijos: el área comprendida entre el nivel del suelo y una altura de 900mm.

También existen otras normativas que pueden exigir protección más elevada para bienes en el interior de cierto tipo de locales.

Cuatro componentes para su seguridad

Vidrio laminado de seguridad: Este tipo de vidrio es especial ya que está preparado en caso de rotura. Se tratan de dos vidrios pegados mediante una lámina flexible muy resistente al desprendimiento del vidrio. Esta lámina no resulta dañada cuando se rompe el vidrio; mantiene pegadas las esquirlas y previene las lesiones.

Herrajes de seguridad: Todo el perímetro de la hoja se fija al marco con unos bulones en forma de seta que engancha al marco, dificultando enormemente hacer palanca entre el marco y la hoja de la ventana.

Protección contra taladro: La protección contra taladro, de acero reforzado, protege el mecanismo de la manilla de los ataques con taladro.

Manilla con botón o llave: según el tipo de seguridad que se elija, están las manillas con botón o con llave, que proporciona una protección extra contra los robos y además sirve de seguro para los niños.

Y fuera ruidos también

Además de aumentar la protección contra los robos, los vidrios laminados mejoran también el aislamiento acústico- térmico de las ventanas, con lo que aumentan el bienestar.

A la hora de instalar una ventana de seguridad en su hogar o negocio, debemos de asesorarnos y optar por un cristal de seguridad adaptado a nuestras necesidades y que cumpla la normativa de la edificación evitando así, cualquier riesgo de robo o daño personal. Infórmese sin compromiso.

También te puede interesar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: