Menú Cerrar

MISIÓN IMPECABLE: Como limpiar tu mampara de baño y otros cristales

Todos sabemos lo feo que queda que una bañera tenga sus juntas negras ¿verdad?
Da igual lo limpias que tengamos nuestras bañeras o platos de ducha, tener las juntas sucias no sólo causa un efecto visual horrible, es también peligroso para nuestra salud debido a la acumulación de bacterias que allí se forman.
Es más común de lo que te imaginas que tu baño (y prácticamente el de todos) tenga moho. La razón es por el agua y la humedad que allí se acumula y que no se seca de forma inmediata.

mision-impecable3

Las superficies mojadas tardan mucho tiempo en secarse debido a la mala ventilación que suelen tener los cuartos de baño, por lo que tardan mucho en secarse y es caldo de cultivo para las bacterias. Si a esto le sumas los productos que utilizamos ( geles, aceites, champús…), que es una fuente de alimento para el moho y que no retiramos como es debido, pues apaga y vámonos…
También existen unos protectores que son especiales para evitar el crecimiento de moho. Son de plástico y se pueden extraer fácilmente, por lo que su limpieza es muy sencilla.

Te vamos a dar varias soluciones para que veas que no es nada difícil ni engorroso dejarlas perfectamente limpias, y que así luzcan como el primer día.

Por regla general, debemos eliminar habitualmente el moho que se nos vaya acumulando en las juntas, ya que, de lo contrario, luego nos resultará mucho más difícil quitarlas.
Si tienes manchas de humedad y moho que se han formado hace ya tiempo, lo ideal es que utilices un producto específico, pero si quieres hacerlo de manera más “natural”, en un pulverizador mezcla lejía, jabón y agua tibia.
Pulveriza con la mezcla directamente en las juntas y déjalo actuar.
Dependiendo de la suciedad incrustada que tengas, deberás dejarlo más o menos tiempo (puedes pulverizar varias veces). Cuando veas que el moho desaparece, aclara bien las juntas y sécalas con un trapo limpio.

Para que no te vuelva a ocurrir (o que te ocurra lo menos posible), existen en el mercado unos protectores que son especiales para evitar el crecimiento de moho. Son de plástico y se pueden extraer fácilmente, por lo que su limpieza es muy sencilla.

mision-impecable2

¿Y las mamparas?

Con las mamparas tenemos otro problema…si no las repasamos después de cada ducha o baño, la acumulación de productos de higiene (champú, gel, jabón…) se va incrustando en el cristal y nos crea unos residuos de cal en el cristal que hará que nuestra mampara esté opaca.
Para dejarla como el primer día, tienes dos opciones, recurrir a productos específicos de venta en droguerías, son anticales que eliminan los restos de cal en los cristales y superficies, o hacer tu propio remedio casero.
Si optas por esta segunda opción, deberás mezclar vinagre blanco con bicarbonato de sodio.
La mezcla que obtendrás es un poco espesa, y deberás extenderla por toda la superficie de la mampara con un paño o bayeta limpia y dejarlo reposar al menos quince minutos.
Una vez transcurrido este tiempo, sólo tendrás que eliminar los restos con una esponja húmeda. Seca el cristal a continuación.

Otro truco casero consiste en hacer una mezcla con un poco de vinagre y agua, meterlo en un spray, rociar toda la mampara, y durante unos diez minutos aproximadamente dejarlo actuar.
El siguiente paso es el mismo que el anterior, retirar el producto con una esponja húmeda y secar a continuación.

mision-impecable-1

Hay mamparas que no son de cristal, sino de plástico.
Si es tu caso, el vinagre no te irá bien ya que lo amarillea, pero no te preocupes, la manera perfecta de limpiar este tipo de mamparas es igual de sencilla.
Tan sólo deberás hacer una mezcla a partes iguales de amoniaco, alcohol y agua. Extiende la mezcla con un cepillo suave y déjala actuar durante al menos diez minutos. Aclara muy bien y seca. Ya verás que diferencia.
Para evitar que no se nos vuelva a llenar de cal nuestras mamparas, lo ideal es, una vez terminado nuestro baño o ducha, pasar la propia toalla por toda la superficie para secarla.
Si nos acostumbramos a hacer esto a diario, no volveremos a tener la dichosa cal pegada a los cristales, y nuestra mampara estará perfecta todos los días.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: